La fe y las finanzas necesitan dos ítems importantes para caminar juntas.



Un plan en oración

El tema de las finanzas es un tema que me interesa seguir estudiando de cerca en mis notas diarias.

Hoy tengo otra historia para contarles. Supongamos que para recibir un subsidio, le piden a una iglesia abrir una cuenta bancaria. La iglesia tiene solo un fichero de culto que hace años que no actualiza. Un abogado de la iglesia se presenta en la municipalidad argumentando que el nuevo Código Civil determina que las iglesias son personas jurídicas privadas.

Hay varios supuestos que se desprenden de este caso y todos están relacionado con las finanzas y los papeles contables.

Los años me sugieren que muchos pastores y líderes, se están moviendo en el ámbito de la administración contable, solo por la intuición espiritual de algunos hermanos.

La intuición es una gran herramienta luego de que hemos adquirido el conocimiento y la preparación necesaria para la actividad. Por ejemplo. Un chofer de Fórmula Uno, toma decisiones en micro segundos según la intuición que tiene en cada curva. Pero ese conductor que dobla las curvas a 300 km/h se ha preparado y capacitado por años para ese momento.

De la misma manera, como nos preparamos estudiando la Biblia para compartir un mensaje, hay horas de preparación de distintas disciplinas que pueden colaborar para tomar decisiones sabias en relación a la administración financiera.

He leído algunos libros con tips sobre cómo llegar a fin de mes o los 5 pasos para tener una economia saludable familiar. Pero los conocimientos que los líderes de estos tiempos necesitan son complejos y transversales.

Para obtener un subsidio necesitas dos cosas indispensables. La primera depende de la segunda y la segunda de la primera.

La primera cosa que necesitas es tener un tiempo de oración y buscar oír la voz de Dios. La segunda cosa no menos importante es tener un plan. El ejemplo bíblico más sobresaliente sobre recibir un gran subsidio de maderas, fue Nehemias en la reconstrucción de los muros.

Nehemias tuvo una buena intuición porque se presentó preparado.

Volviendo al supuesto caso que hoy nos convoca, me gustaría compartirles algunas conclusiones personales.

  • El artículo 148 del Nuevo Código Civil dice que las iglesias son personas jurídicas privadas, pero esto no significa que de manera automática todos aquellos que hoy tengan un fichero de culto se convierten en una Asociación o una Fundación.
  • Las iglesias con fichero de culto deberán no tienen capacidad jurídica hoy para tener una cuenta bancaria porque no poseen una autorización jurídica para funcionar como tal.
  • Una iglesia con fichero de culto actualizado, puede hoy transformarse en una asociación civil, adaptando sus normas estatutarias según la jurisdicción donde pertenezco.
  • Un banco solo puede dar una cuenta bancaria a una entidad que posea CUIT y la AFIP solo otorga CUIT a entidades civiles que acrediten una resolución de personería jurídica.

Permitime darte …

…un último típ.

Sobtener una constancia de vigencia de culto, será un requisito imprescindible para solicitar cualquier inicio de trámite en la correspondientes Dirección Provincial de Personas Jurídicas.

De la misma manera, que nuestros abuelos que vivían en el campo, sabían el estado del tiempo mirando al cielo, identificando si son nubes pasajeras o no. De igual forma, esos años de experiencias que lo obtuvieron con mucho trabajo y dedicación, hoy nosotros necesitamos prepararnos para los tiempos que vienen.

Nos puede gustar o no, podemos disentir si está bien o está mal, pero la fiscalización del gobierno llegó para quedarse. El control gubernamental de las entidades religiosas irá avanzando de manera progresiva.

Hay que estar preparados.

FUENTE: https://medium.com/@jorgeamado/

COMENTARIOS:

Articulos relacionados